Hagamos un parón en ‘Lagos ‘IC Travel guides’, nos aireamos, y aprovechamos para contar a modo de entremeses otros intereses que llevan tiempo en nuestra conciencia colectiva IC así como en nuestras discusiones.

Es a raíz del reciente artículo aparecido en El País que retoma la polémica que nunca se ha de cerrar sobre el “feísmogallego (cómo, cuándo, porqué, es bueno, es malo…) que nos hemos decidido a hacer público este IC Extra. Como es costumbre hoy día, los artículos “divulgativos” en medios generalistas dejan mucho que desear en cuanto a capacidad de análisis y espíritu crítico, el debate se diluye en polémicas sin interés y ya no estamos seguros de que la arquitectura sin arquitectos sea lo mismo que el periodismo sin periodistas. (Éste en particular es especialmente obtuso, directamente se titula “Chapuzas Gallegas”)

Desde que tenemos memoria arquitectónica IC tiene una cuenta pendiente con Galicia. Porque allí, como en ningún otro sitio, se sulibeyan, sobre la arquitectura y el urbanismo, las paradojas relacionales que mantienen con los ‘agentes’ que las habitan. El ‘feísmo’ gallego es a nuestro parecer, y el de muchos, algo digno de estudio profundo. Más allá del nombre que se le ha dado, produce objetos maravillosos que nos hablan de tantas cosas que excitan la mente, y por tanto las consideramos ‘inteligencias colectivas’ a tope! Y si bien es fácil disfrutar (como enanos!) encontrando ‘Inteligencias’ en este laberinto territorial que es Galicia, hallar las razones de sus existencias particulares requiere de una implicación intelectual mayor. Y si además lo que queremos comprender es si estos ‘hechos arquitectónicos endémicos’ tienen entre sí relación en red, familias, evoluciones, si responden a una forma cultural endémica de entender la vida o si por el contrario es sólo una invención para ampliar las leyendas gallegas, la investigación necesaria se convierte, en nuestra humilde opinión, en objeto de tesis del MIT.


No solo feísmos.

Efectivamente reducir estos ‘hechos arquitectónicos endémicos’ a la palabra ‘feísmo’ es quedarse muy corto, en lo anecdótico, en lo amarillo. De nuevo primamos lo curioso o lo esperpéntico en vez de tratar de proponer una reflexión más profunda y analítica a través de la cual encontraremos muchos tesoros, más intangibles e indefinidos pero igualmente propios de Galicia, otro tipo de “feísmos” digamos por ahora. También se suele confundir ‘feísmo’ con una desafortunada ejecución urbanística, normalmente a cuenta de la administración, lo cual sí ocurre en todas partes; en cambio los anónimos autores de ‘feísmos’ saben perfectamente lo que hacen, aunque a fin de cuentas no le den tanta importancia como nosotros aquí.

Defendemos por tanto el ‘feísmo’ sí, pero sólo como una rama más de estos ‘hechos arquitectónicos endémicos’ gallegos, de la misma forma que en la base de datos Catalog IC no podríamos decir que encontramos solo “inventos low-tech más o menos imaginativos hechos a mano por un paisano sin recursos” sino que hay muchas otras ramas conceptuales y/o constructivas que son menos tangibles y que se transforman en realidades urbanas a través de por ejemplo ‘acuerdos tácitos entre ciudadanos’, ‘estrategias urbanas bottom-up’, ‘adaptación y provecho de tensiones políticas’, ‘descentralización de infraestructuras y espacios domésticos’, ‘acciones de urbanismo distribuido’, ‘resiliencia y relación reprogramada con el medio natural y a las ordenanzas municipales’, ‘hibridación de espacios públicos y privados’, ‘reprogramación de usos y costumbres’, ‘infraestructurado de espacios privados para dar servicios públicos’, ‘parasitados’ o ‘simbiosis’ por nombrar unos cuantos de los conceptos aprendidos y contrastados de las inteligencias colectivas en este tiempo. Todas llenas de conflictos y pactos resueltos con sentido común, sin prejuicios, pero no todas materializadas físicamente en un artefacto curioso.

Por tanto, y como contrapunto a artículos simplistas que buscan sólo hablar de “chapuzas”, hoy traemos tres ejemplos que sin ser ‘feísmos’ pertenecen a alguna de las rama que conforman este ‘hecho diferencial gallego’, que habrá que definir, que enseñarán nuevas lecciones y que formarán parte de IC Galicia en el futuro. (Todas las imágenes son ampliables con un click)

· 1. Vivienda de facto. Estructura de puente de barco mercante sobre solar. Miño, A CoruñaEn un ejercicio de pragmatismo y falta de prejuicios sin igual, el dueño de una finca a orillas de la Ría de Betanzos se construye un chalet de tres plantas con varias terrazas en lo que se tarda en depositar el puente de mando de un buque mercante sobre la misma.

 

· 2. Aldea construida en un campo de bolos graníticos. A Cela, Ourense

Una increíble muestra de urbanismo adaptado a los rigores geográficos. Aún estamos buscando el porqué una ciudad allí. Nosotros imaginamos que ahorran en material y ganan en protección y aislamiento térmico. De la decisión de fundar esta pequeña aldea de apenas dos decenas de habitantes se obtiene un urbanismo de fabulosa riqueza espacial.

 

· 3. Un pueblo que fluctúa simbiótico entre el campo y el mar. Combarro, Pontevedra.

Otro ejemplo del arraigado espíritu de aprovechar aquello que se hace evidente sólo cuando te lo cuentan. Y de la ligazón histórica entre tierra y mar que existe en Galicia. La plaza pública que se crea a los pies del pueblo durante la bajamar deja al descubierto un producto ideal para el abonado de la red de huertos vecinales que existe en lo alto.

 

Razones geográficas y políticas. Aspectos de estudio.

Cómo sabemos, cada lugar en el mundo tiene su idiosincrasia y sus particularidades. De ellos derivarán sus propias ”inteligencias colectivas”. Sin embargo Galicia por proximidad y por algo que aún no sabemos nos fascina, a nosotros y a otros muchos, tiene algo diferencial con respecto a la manera con la que cualquier otro ciudadano de otros lugares se relaciona con su entorno.
Aun a riesgo de equivocarnos trataremos un par de ideas esenciales por las que esto ocurre, seguramente haya muchas más. El territorio y su geografía condicionaron su devenir político y social.

Hablamos de aislamiento geográfico y alta dispersión demográfica, pero con una organización tradicional del territorio que dividía los municipios en parroquias, que a su vez comprenden varias localidades, donde habrá varias aldeas. Lo que provoca que en Galicia, que representa el 5,8% de la superficie total de España, se encuentren el 50% de sus entes poblacionales. Así, se calcula que en Galicia existen un millón de topónimos y microtopónimos, siendo su población de aproximadamente 2,8 millones de habitantes.

Mapa de Parroquias de Galicia y Densidad poblacional..

Es un antiguo reino ultra-dividido políticamente, donde disfrutar de un buen grado de independencia individual sobre tu minifundio, pero gobernados por los tradicionales caciques que operaban al amparo del aislamiento que otorga un territorio de muy difícil acceso. Donde la construcción tradicional se hacía sin planos, era autopromovida y a menudo de carácter temporal.

Estas razones históricas pudieron derivar hasta nuestros días en esta suerte de ‘Ready-Made Urbanismo’, que se acentúa en zonas poco pobladas donde, en connivencia política (con ese mismo espíritu caciquil instaurado hoy día en el juego de la democracia), se hace la vista gorda o no se emplean normas restrictivas y disciplina (urbanística) para así asegurarse reelecciones.

Dibujo de Castelao.”Los que atizan las bestias no saben atizar los caciques. Y así anda todo.

 

PD: Si quereis leer muchas más cosas y bien seleccionadas sobre Galicia y sus feísmos os dejamos este link de Ergosfera.